Bitácora de un documental (XXVIII) / Bitàcola d’un documental (XXVIII)

Deja un comentario

04/04/2013 por documentalenoussouye

[CAST] Estrellas Michelin en Oussouye

El cartel del restaurante

El cartel del restaurante

En una ocasión os hablamos de las madrinas del documental, de las mujeres que nos han puesto, en un momento u otro, la piel de gallina, unas veces con su atención, otras con sus historias y, en la mayoría de los casos, con su ejemplo. Pero si hablamos de las madrinas, no nos podemos olvidar de nuestros ángeles de la guarda (sí, es cierto que los ángeles no tienen sexo, pero aquí los identificaremos con los varones, permitidnos la licencia literaria). Hemos tenido unos cuantos de ellos. Han sido personas que de cara se han comportado como amigos y, a nuestras espaldas, creyendo que nosotros no éramos conscientes, han velado por nosotros.

Silenciosamente, varios de estos ángeles de la guarda han desplegado toda su influencia, sus relaciones, su autoridad para facilitar nuestra labor, haciendo pasar por normalidad, lo que en realidad era el resultado de sus gestiones disimuladas. Nos han protegido, nos han asesorado, nos han puesto en bandeja contactos… en definitiva nos han allanado el camino. Han sido ellos, los que han hecho frente a algunas de las trabas en nuestro lugar, para que el equipo pudiese dedicarse a recoger opiniones, a descubrir realidades, a rodar. A veces han impuesto sólo su presencia a nuestro lado dando a entender algo así como “vienen conmigo, son de fiar”. Hemos intentado explicar lo que queríamos hacer para convencer a nuestros interlocutores, pero sabemos que en algunos casos ha sido mucho más útil una visita previa de uno de estos ángeles de la guarda para decir “no preguntes, lo que hacen está bien y hay que colaborar”. Podríamos hablaros de Akangua, de nuestros príncipes Roger o Djibril, a ellos también les debemos un post que llegará antes o después, pero hoy os hablaremos de Paulin, llamémosle Fone, su nombre diolá.

Fone es un compañero de generación de Jordi Tomàs, así que ir de su mano, suponía que teníamos garantizado el favor de Fone. Sin embargo, él es un auténtico apasionado de la cultura diolá, además de un experto de primer orden. Fone, junto a su esposa Mariama gestiona un restaurante. ¿Qué decimos un restaurante? ¡Un auténtico referente gastronómico en Oussouye! En realidad, el Buwenten fue una especie de refugio para nosotros desde el primer momento.  Mariama y Fone nos recibían con los brazos abiertos, uno para interesarse por el desarrollo de su trabajo y la otra por nuestra vida cotidiana.

Fone (de frente) compartiendo vino de palma con miembros del equipo y otros participantes en el documental

Fone (de frente) compartiendo vino de palma con miembros del equipo y otros participantes en el documental

Fone nos cedió su kayandú para que pudiésemos ir a trabajar a los campos del rey (y la herramienta es un instrumento tremendamente personal); sabemos que habló con algunas personas para facilitarnos el trabajo; y se preocupó por nuestra buena alimentación. No concretaremos los manjares que nos reservó por si alguna sensibilidad se siente herida, pero os podemos asegurar que el equipo ha llegado a un consenso: el Buwenten, Fone y Mariama, deberían tener una estrella Michelin. Es más, para nosotros la tienen. La pareja se despidió de nosotros con una invitación a una opulenta cena en la que abundaba la comida, pero sobre todo las ganas de agasajarnos y el afecto. Un miembro del equipo hizo un comentario en el que destacaba que en ninguno de los bares de Barcelona que frecuentaba le habían invitado a cenar para despedirse de él. Pero claro, estamos hablando de cosas muy diferentes. El Buwenten no es cualquier bar de Barcelona y no sólo porque los de Oussouye tienen una estrella Michelín.

[CAT] Estrelles Michelin a Oussouye

Una vegada us varem parlar de les padrines del documental, de les dones que ens han posat, en un o altre moment, la pell de gallina, de vegades amb les seves atencions, d’altres amb les seves històries i, gaire bé sempre, amb el seu exemple. Però si vam parlar de padrines, no ens podem oblidar dels nostres àngels de la guarda (sí, és cert que els àngels no tenen sexe, però aquí els identificarem amb els homes, permeteu-nos la llicència literària). Hem tingut uns quants d’ells. Han estat persones que pel davant es comportaven com amics i a les nostres esquenes, creient que nosaltres no érem conscients, han vetllat per nosaltres.

Silenciosament, diferents d’aquests àngels de la guarda han desplegat totes les seves influències, les seves relacions, la seva autoritat per facilitar la nostra feina, fent passar per normalitat, el que en realitat era el resultat de les seves gestions dissimulades. Ens han protegit, ens han assessorat, en han posat en safata contactes… en resum, ens han aplanat el camí. Han estat ells, els que han fet front a alguns dels obstacles en lloc nostre, per a que l’equip pogués dedicar-se a recollir opinions, a descobrir realitats, a rodar. De vegades, s’han imposat només amb la seva presència al nostre costat,  donant a entendre alguna cosa com “venen amb mi, es pot confiar en ells”. Hem mirat d’explicar el que volíem fer per convèncer als nostres interlocutors, però sabem que de vegades ha estat molt més útil una visita prèvia d’un d’aquests àngels de la guarda, per dir “no facis preguntes, allò que fan està bé i s’ha de col·laborar”. Us podríem parlar d’Akangua, dels nostres prínceps Roger o Djibril, a tots ells també els devem un post que arribarà tard o d’hora, però avui us parlarem de Paulin, diguem-li Fone, el seu nom diolà.

Xavi i David al refugi de luxe de la terrassa del Buwenten.

Xavi i David al refugi de luxe de la terrassa del Buwenten.

Fone és un company de generació del Jordi Tomàs, així que anar de la seva mà, suposava que teníem garantit el favor de Fone. Tanmateix, ell és un autèntic apassionat de la cultura diolà, a més d’un expert de primer ordre. Fone, amb la seva dona Mariama, gestiona un restaurant. Com un restaurant? Un veritable referent gastronòmic a Oussouye! En realitat, el Buwenten va ser una mena de refugi per nosaltres des del primer moment. Mariama i Fone ens rebien sempre amb els braços oberts, un per interessar-se pel desenvolupament del nostre treball i l’altra per la nostra vida quotidiana.

Fone ens va cedir el seu kayandú per que poguéssim anar a treballar els camps del rei (i l’eina és un instrument molt i molt personal); sabem que va parlar amb algunes persones per facilitar el nostre treball; i es va preocupar de la nostra bona alimentació. No concretarem els deliciosos plats que ens va reservar per evitar que qualsevol sensibilitat es senti ferida, però us podem assegurar que el equip va arribar a un consens: el Buwenten, Fone i Mariama, haurien de tenir una estrella Michelin. És més, per nosaltres ja la tenen. La parella, es va acomiadar de nosaltres convidant-nos a un opulent sopar al qual abundava el menjar, però sobretot les ganes de fer-nos sentir bé i l’afecte. Un membre de l’equip va fer un comentari al qual posava de manifest que mai, per acomiadar-lo, l’havien convidat a sopar a cap dels bars que freqüentava a Barcelona. Però és clar, estem parlant de coses molt diferents. El Buwenten no és qualsevol bar de Barcelona i no tan sols perquè els de Oussoye tenen una estrella Michelin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: