Bitácora de un documental (XXV) / Bitàcola d’un documental (XXV)

Deja un comentario

12/02/2013 por documentalenoussouye

[CAST] Digiriendo una experiencia

El equipo junto a Djibril y Roger Diabone, dos personas excepcionales de las que nos costó despedirnos.

El equipo junto a Djibril y Roger Diabone, dos personas excepcionales de las que nos costó despedirnos.

Hemos pasado unos meses de relativo silencio. En realidad apenas habéis vuelto a saber de nosotros desde que terminó la fase de rodaje, allá por el mes de diciembre. En realidad se nos han juntado dos situaciones diferentes pero que han confluido de manera natural en este silencio. Por un lado, después de la grabación nos hemos metido de lleno en el proceso de producción que significa ponernos delante de todos los materiales que hemos recogido, discutir sobre ellos y, lo más duro, escoger los que puedan ayudarnos a contaros la historia que nosotros hemos vivido, con el compromiso de hacerlo de manera más sencilla posible y menos pesada, para meternos de lleno en el montaje. Seguramente es la fase más gris o, al menos, la más silenciosa. No nos vemos capaces de atraparos con las miserias que nos suponen tener que descartar algunos de los momentos que, personalmente, nos puedan parecer más intensos.

Precisamente, esa ha sido la segunda de las situaciones que ha hecho que no pudiésemos ofreceros más noticias. Hemos necesitado un poco de tiempo, de soledad y, porque no vamos a reconocéroslo a vosotros que habéis sido nuestros confidentes, un poco de intimidad, para digerir lo que hemos vivido. La primera parte podemos dejarla a un lado porque tendremos otros momentos para explicaros cómo nos hemos “peleado” para defender nuestras declaraciones preferidas. Este proceso de producción está aún en marcha. Sin embargo, respecto a la segunda, necesitamos daros una explicación o, por lo menos, necesitamos compartirla con vosotros. Puede parecer sorprendente que después de todo lo que hemos hablado de nuestra estancia en Oussouye, no hayamos dicho ni una palabra de nuestra partida. Hace unos días, Xavi nos explicaba que había vuelto a hablar (por teléfono) con “nuestros príncipes” (él nos decía “mis príncipes”, pero sólo personalizaba una sensación que todos compartimos), se refería a Roger y Djibril Diabone de los que ya os hablamos. Así que esa era la señal que necesitábamos para romper el silencio.

Tanto durante el viaje preparatorio como durante el rodaje nos hemos encontrado con una serie de personas (quizá en el documental sean personajes, pero nosotros no sólo podemos verlos como personas) a las que la mayoría de los miembros del equipo ni siquiera conocíamos. Sin embargo, no han tenido ningún problema para sentarse delante de nosotros y hablarnos. En algunos casos, nos han hablado de cuestiones extremadamente íntimas, de su forma de ver la vida; de sus deseos; de las cosas que les mueven, que les motivan a hacer frente a situaciones delicadas; de los motivos para dejar a un lado el miedo y afrontar de cara ciertos retos. Las personas más insospechadas nos han dado lecciones que difícilmente vamos a poder olvidar. Han entendido lo que queríamos hacer, en algunos casos, quizá incluso mejor que nosotros. Tanto que nos han marcado el camino de lo que teníamos que hacer, de lo que necesitaban que contásemos, de lo que no sabe fuera de Oussouye y ellos querían compartir con cualquier que esté dispuesto a entenderlo.

Tampoco vamos a magnificar las cosas, hemos pasado apenas dos meses con ellos en dos visitas diferentes. Sin embargo, hemos vivido con algunas de estas personas momentos intensos. Seremos sinceros. Ha habido encuentros, más que entrevistas, que hubiésemos deseado que nunca hubiesen terminado; otros que nos hubiese gustado cortar inmediatamente para poder tener el tiempo necesario para digerir lo que nos contaban; y muchos, la mayoría, en las que sentíamos que al finalizar lo menos que le debíamos a nuestro interlocutor era un abrazo. Hemos sido todo lo objetivos que se puede ser a la hora de preguntar, de interpelar, de buscar la información; pero no podemos evitar haber sido personas también y haber intentado asimilar las cosas que nos explicaban.

De repente nos hemos visto despidiéndonos de esas personas y recibiendo de ellas, sin ninguna exigencia, sólo el deseo de habernos ayudado y de que pudiésemos concluir como deseábamos la labor que nos habíamos marcado. Nos han dado las gracias y en muchos casos no hemos sabido qué contestar porque éramos conscientes de haber recibido mucho, mucho más de lo que podamos entregarles. Aunque esa situación parezca un lugar común, os podemos asegurar que es una sensación, que cuando es real, te deja sin palabras. Ya os lo dijimos en otra ocasión vuestros ánimos, el de todas las personas que nos habéis apoyado de una u otra manera, nos suponían una carga de responsabilidad importante por hacer bien el trabajo que nos habíais encomendado. El apoyo de las personas con las que nos hemos encontrado en Oussouye, nos ha añadido el compromiso de responder al agradecimiento que nos han transmitido, sentimos que debemos merecerlo.

Cada miembro del equipo, a su manera, ha aprendido cosas importantes en estos viajes. Hemos pensado en ellas, las hemos intentado digerir. Y ahora nos hemos marcado el reto de que ese compromiso y esa responsabilidad sean en realidad el combustible que nos permita llegar al lugar que deseamos. Es decir, que podamos conseguir que el documental que saldrá de todo este esfuerzo os cuente de la mejor manera posible lo que hemos podido ver y vivir en Oussouye.

[CAT] Paint una experiència

Hem passat uns mesos de relatiu silenci. En realitat, gairebé no heu tornat a saber res de nosaltres des de que va acabar la fase de rodatge, al mes de desembre. Hem de dir que se’ns han ajuntat dues situacions diferents però que han confluït de manera natural en aquest silenci. D’una banda, després de la gravació ens hem ficat totalment al procés de producció que vol dir posar-nos davant dels materials que hem recollit, discutir-ne i, el més dur, escollir els que ens poden ajudar a explicar la història que hem viscut, amb el compromís de fer-ho de la manera més senzilla que sigui possible i menys pesada, per posar-nos completament amb el muntatge.  Segurament és la fase més grisa o, al menys, la més silenciosa. No ens veiem capaços d’atrapar-vos amb les misèries que ens suposen haver de prescindir d’alguns dels moments que, personalment, ens poden semblar més intensos.

Precisament, aquesta ha estat la segona de les situacions que han motivat que no us poguéssim oferir més notícies. Hem necessitat una mica de temps, de soledat i, perquè no ho hem de reconèixer davant vostre que heu estat els nostres confidents, una mica de intimitat, per digerir el que hem viscut. La primera part podem deixar-la de banda perquè tindrem d’altres ocasions per explicar-vos com ens hem “barallat” per defensar les nostres declaracions preferides. Aquest procés de producció està encara en marxa. Però, en relació a la segona, necessitem donar-vos una explicació o, al menys, necessitem compartir-la amb vosaltres. Pot semblar sorprenent que després de tot el us hem parlat de la nostra estada a Oussouye, no haguem dit ni una sola paraula de la nostra marxa . Fa uns dies, el Xavi ens explicava que havia tornat a parlar (per telèfon) amb els “nostres prínceps” (ell ens deia “els meus prínceps”, però només personalitzava una sensació que tots compartim), es referia al Roger i al Djibril Diabone dels que ja us hem parlat. Així que aquest era el senyal que ens calia per trencar el silenci.

Ja durant el viatge preparatori així com durant el rodatge ens hem trobat amb un seguit de persones (potser al documental siguin personatges, però nosaltres només els podem veure com a persones) a les quals la majoria dels membres de l’equip ni tan sols coneixíem. Tanmateix, no han tingut cap problema per se seure davant nostre i parlar-nos. En alguns casos, ens han parlat de coses extremadament íntimes, de la seva manera de veure la vida; dels seus desitjos; de les coses que els mouen, que els motiven per fer front a situacions delicades; dels motius per deixar de banda la por i afrontar de cara els reptes. Les persones més insospitades ens han donat lliçons que difícilment podrem oblidar. Han entès el que volíem fer, en alguns casos, potser millor que nosaltres mateixos. Tant és així que ens han marcat el camí que havíem de recórrer, del que necessitaven explicar, d’allò desconegut més enllà d’Oussouye i que els volien compartir amb qualsevol persona que estigui disposada a comprendre.

Tampoc magnificarem les coses, hem passat tan sols dos mesos amb ells en dues visites diferents. Però amb algunes d’aquestes persones hem viscut moments molt intensos. Serem sincers. Hi ha hagut trobades, més que entrevistes, que haguéssim desitjat que mai haguessin acabat; d’altres que ens hagués agradat tallar immediatament per poder tenir el temps necessari per digerir el que ens explicaven; i molts, la major part, als que sentíem que al finalitzar devíem al nostre interlocutor, al menys, una abraçada. He estat el més objectiu possible per demanar, per interpel·lar, per cercar la informació; però no hem pogut evitar ser persones també i haver assimilat les coses que ens explicaven.

De cop ens hem trobat acomiadant-nos d’aquestes persones i rebent d’elles, sense cap exigència, només el desig de haver-nos ajudat i de que poguéssim concloure la nostra feina segons les nostres fites. Ens han donat les gràcies i, en molts casos, no hem sabut què respondre perquè érem conscients d’haver rebut molt i molt més del que podríem arribar a dona’ls-hi. Tot i que aquesta situació pugui semblar un lloc comú, us podem assegurar que és una sensació, quan és real, que et deixa sense paraules. Ja us vam reconèixer una altra vegada que els vostres ànims, els de totes les persones que d’una manera o d’una altra ens heu donat suport, ens suposava una càrrega de responsabilitat important, per haver de fer bé el treball que ens heu encomanat. El suport de les persones que ens hem trobat a Oussouye, ens ha portat, a més, el compromís de respondre a l’agraïment que ens han transmès. Sentim que l’hem de merèixer.

Cada membre de l’equip, a la seva manera, ha après coses importants en aquests viatges. Hem pensat en aquestes coses, les hem intentat digerir. I ara ens hem marcat el repte de que aquest compromís i aquesta responsabilitat siguin, en realitat, el combustible que ens permeti arribar al lloc on desitgem arribar. És a dir, que podem aconseguir que el documental que sortirà de tot aquest esforç us narri de la millor manera possible el que hem pogut veure i viure a Oussouye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: