Bitácora de un documental (XXIV) / Bitàcola d’un documental (XXIV)

Deja un comentario

28/11/2012 por documentalenoussouye

[CAST] Como si el tiempo no hubiese pasado

El equipo en el momento de ser expulsados de la playa del Club Med (no parecen muy afectados)

En 1979 la construcción del Club Mediterrannée generó uno de los primeros incidentes del conflicto de la Casamance. Para los promotores del complejo simplemente eran las playas del Cap Skirring; para los habitantes locales, sin embargo, se estaba profanando uno de los bosques sagrados de Kabrousse. Los empresarios europeos sólo veían una oportunidad de negocio, un paraíso en la tierra para los turistas occidentales. Los diolá de la zona veían un lugar de culto, una selva en la que se situaban los fetiches, un lugar al que ellos acudían respetuosamente para hacer ofrendas y peticiones a Emitai.

Este despropósito, esta falta de sensibilidad era una muestra de lo que muchos casamanceses entendían como el menosprecio de su cultura. Desde el norte llegaban ignorando sus creencias, tratándolas como salvajes y enemigas del progreso y del desarrollo y, sobre todo, ignorando las prohibiciones y los preceptos de la religión tradicional. El dinero se imponía por encima de la cultura y lo hacía de la manera menos sutil posible. A partir de ahí sólo había una posibilidad, ante la falta de sensibilidad se hacía evidente el choque, el enfrentamiento enconado.

Ese episodio se produjo tres años antes de la fecha que se considera el inicio “oficial” del conflicto, pero forma parte de los agravios previos que fueron configurando un estado de opinión que caló en algunos sectores de la sociedad casamancesa y que desembocó en las reivindicaciones independentistas. Algo así como (explicado de una manera simplista) “si Senegal no nos respeta no podemos compartir un proyecto de futuro común”.

Hace unos días, el equipo quiso visitar este lugar tan simbólico para el desarrollo del conflicto. Nos trasladamos a Cap Skirring saliendo del entorno en el que nos hemos movido más habitualmente. El “Cap” es el principal polo de atracción turística de la Casamance y uno de los más importantes de Senegal, es prácticamente un pueblo artificial que se mueve en torno a los resorts construidos a pie de playa que marcan el tempo de una población que vive fundamentalmente de las sobras de ese turismo de sol y playa.

Llegamos al Club Med por la playa, con total naturalidad comenzamos a caminar por entre las tumbonas del renombrado hotel. Paseamos hasta el momento en el que se nos acercó uno de los guardas de seguridad que tienen como misión mantener a los senegaleses alejados de la playa en la que se broncean los turistas. No hay carteles, no hay nada que indique que estás entrando en una propiedad privada lo que nos hace pensar que lo más probable es que no haya nada que sostenga esta prohibición. A pesar de todo, con nuestra normalidad debíamos molestar a los turistas y el guarda con cierta contrariedad y para evitar “ser amonestado” nos obligó a abandonar la playa. Tan molestos éramos que ni siquiera nos dejaron salir por la puerta principal. No eramos clientes del “Club”, así que debíamos salir por donde habíamos entrado, por la puerta de atrás.

Sin embargo, llamadnos inocentes si lo consideráis oportuno, nos sorprendió el desdén con el que se impide el acceso a los habitantes locales a un espacio como el de la playa. Podríamos decir que el permiso para disfrutar de este lugar es arbitrario, pero no es así, es más, el criterio es muy claro: pueden quedarse en la playa los turistas con dinero. Treinta años después del inicio del conflicto hemos comprobado cómo se mantiene esta situación tan anormal. Esta es nuestra experiencia, juzguen por ustedes mismos.

[CAT] Com si el temps no hagués passat

Al 1979 la construcció del Club Mediterrannée va generar un dels primers incidents del conflicte de la Casamance. Pels promotors del complex simplement eren les platges del Cap Skirring; Pels habitants locals, però s’estava profanant un dels boscos sagrats de Kabrusse. Els empresaris europeus només veien una oportunitat de negoci, un paradís a la terra pels turistes occidentals. Els diolà de la zona veien un lloc de culte, una selva on es situaven els fetitxes, un lloc on ells hi anaven respectuosament per tal de fer ofrenes i peticions a Emitai.

Aquest despropòsit, aquesta manca de sensibilitat era una mostra del que molts casamancesos entenien com el menyspreu de la seva cultura. Des del nord arribaven ignorant les seves creences, tractant-les com a salvatges i enemigues del progrés i del desenvolupament i, sobretot, ignorant les prohibicions i els preceptes de la religió tradicional. Els diners s’imposaven, per sobre de la cultura i ho feien de la manera menys subtil possible. A partir d’aquest moment només hi havia una possibilitat, davant la manca de sensibilitat es feia evident el xoc, l’enfrontament directe.

Aquest episodi es va produir tres anys abans de la data considerada l’inici “oficial” del conflicte, però forma part dels greuges previs que van ajudar a configurar un estat d’opinió que va arrelar en alguns sectors de la societat casamancesa i que va desembocar en les reivindicacions independentistes. Com si (explicat d’una manera simplista) diguessin “si el Senegal no ens respecta, no podem compartir un projecte de futur comú”.

Fa uns dies, l’equip va voler visitar aquest lloc tan simbòlic pel desenvolupament del conflicte. Ens vam traslladar a Cap Skirring sortint de l’entorn en el que ens hem mogut més habitualment. El “Cap” és el principal reclam d’atracció turístic de la Casamance i un dels més importants del Senegal, és pràcticament un poble artificial que es mou al voltant dels resorts construïts a peu de platja que marquen el tempo d’una població que viu fonamentalment dels restes d’aquest turisme de sol i platja.

Vam arribar al Club Med per la platja. Amb tota la naturalitat, vam començar a caminar per entre les gandules del conegut hotel. Vam passejar fins al moment en que se’ns va apropar un dels guardes de seguretat que tenen com a missió mantenir als senegalesos allunyats de la platja on es bronzegen els turistes. No n’hi ha cartells, no n’hi ha res que indiqui que s’està accedint a una propietat privada, el que ens fa pensar que el més probable és que no hi hagi res que suporti aquesta prohibició. Malgrat tot, amb la nostra normalitat, havíem de ser molt molestos pels turistes i el guarda, amb una certa contrarietat i per evitar “ser amonestat”, ens va obligar a abandonar la platja. Havíem de ser tant molestos que ni tan sols ens van deixar sortir per la porta principal. No érem clients del “Club”, així que havíem de sortir per on havíem entrat, per la porta del darrere.

Ens podeu dir innocents si ho veieu necessari, però ens va sorprendre el menyspreu amb el que s’impedeix l’accés als habitants locals a un espai com el de la platja. Podríem dir que el permís per gaudir d’aquest lloc és arbitrari, però no és així, és més, el criteri és molt clar: poden quedar-se a la platja els turistes amb diners. Trenta anys després de l’inici del conflicte hem comprovat com es manté aquesta situació tan anormal. Aquesta és la nostra experiència, jutgin vostès mateixos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: