Bitácora de un documental (XXII) / Bitàcola d’un documental (XXII)

Deja un comentario

23/11/2012 por documentalenoussouye

[CAST] Las heroínas no menguan, crecen

Gilberta junto a la pequeña Ndeye Caroline

¿Recordáis una entrada que compartimos con vosotros en julio en la que hablábamos sobre nuestros desayunos? Un tema banal, ¿no? Pues haced memoria porque aquel post fue nuestro homenaje a la fuerza de la mujer africana a través de Gilberta, la mujer que en la primera fase del proyecto se encargó de prepararnos la primera comida del día, la que nuestras madres siempre nos han dicho que es la más importante.

¿Os hemos refrescado la memoria? Gilberta era aquella mujer que nos recibía temprano por la mañana siempre con una enorme sonrisa, que nos preparaba los cafés con una seriedad y un compromiso propia de quien tiene en sus manos tu vida. Era aquella figura femenina capaz de transmitir en un gesto cotidiano la sencillez, la elegancia y la dignidad que hace de las mujeres africanas los pilares de la sociedad. Sí esas partes que hacen un trabajo discreto, casi invisible, pero fundamental. Cada vez estamos más seguros, a las mujeres no les gustas fanfarronear, no alardean de nada porque están demasiado ocupadas en sostener el mundo como para entretenerse en el ejercicio superficial de vanagloriarse de que lo están haciendo.

Aquel texto incluía la explicación de cómo Gilberta, sin inmutarse y, sobre todo, sin dejar de trabajar, nos había dicho que estaba embarazada de nueve meses. Sus cuentas colocaban el parto justo en el momento en el que nosotros abandonábamos Oussouye, así que tuvimos que irnos sin conocer ni siquiera el sexo del bebé de nuestra admirada y elogiada dama.

Efectivamente, habéis pensado bien, cuando hemos regresado a Oussouye no hemos podido menos que acercarnos a Akanjak, la barraca en la que Gilberta prepara sus desayunos. Y allí nos hemos encontrado a Gilberta trajinando entre tazas, botes y cazuelas con su bebé inseparablemente amarrado a su espalda. Es una niña, la pequeña Ndeye Caroline.

Gilberta nos ha regalado su sonrisa, como era de prever y la pequeña nos ha obsequiado con una mirada atenta desde unos tremendos ojos atentos. Ya sabemos que es un ejercicio de ridícula adivinación pero, como ya nos pasó con Gilberta, en las pupilas de la pequeña Ndeye se nos refleja la vitalidad de esta tierra, la capacidad de su gente para avanzar, para salvar obstáculos, para continuar creciendo. Si su madre era el ejemplo de la fuerza de la mujer africana, la pequeña Ndeye es el ejemplo de la esperanza y el futuro.

[CAT] Les heroïnes no disminueixen, creixen

Akanjak, el local de la Gilberta

Recordeu una de les entrades que vam compartir amb vosaltres al juliol on parlàvem sobre els nostres esmorzars? Un tema banal, no? Doncs feu memòria perquè aquell post va ser el nostre homenatge a la força de la dona africana mitjançant la Gilberta, la dona que a la primera fase del projecte es va encarregar de preparar-nos el primer àpat de la jornada, el que les nostres mares sempre ens han dit que és la més important.

Us hem despertat la memòria? Gilberta era aquella dona que ens rebia d’hora pel matí, sempre amb un gran somriure, que ens preparava els cafès amb una serietat i un compromís propi del que te a les seves mans la teva vida. Era aquella figura femenina que era capaç de transmetre amb un gest quotidià la senzillesa i la dignitat que fa de les dones africanes els pilars de la societat. Sí, aquelles figures que fan un treball discret, gairebé invisible, però fonamental. Cada cop estem més segurs, a les dones no els hi agrada fanfarronejar, no es dediquen a parlar perquè estan prou ocupades en sostenir el món, com per entretenir-se a l’exercici superficial de vanagloriar-se d’allò que estan fent.

Aquell text incloïa l’explicació de com la Gilberta, sense immutar-se i, sobretot, sense deixar de treballar, ens havia dit que estava embarassada de nou mesos. Els seus comptes situaven el part tot just en el moment que nosaltres marxàvem d’Oussouye, així que ens vam haver d’anar sense conèixer ni tan sols el sexe del nou nat de la nostra admirada i elogiada dama.

Efectivament, heu encertat, quan vam tornar a Oussouye no ens hem pogut estar d’apropar-nos a l’Akanjak, la barraca on la Gilberta prepara els seus esmorzars. Allà ens hem trobat a la Gilberta movent-se entre tasses, pots i cassoles amb el seu bebé inseparablement lligat a la seva esquena. És una nena, la petita Ndeye Caroline.

Gilberta ens ha regalat el seu somriure, com podíem preveure i la petita ens ha obsequiat amb una mirada atenta des d’uns impressionants ulls atents. Ja sabem que és un exercici ridícul de predicció però, com ja ens va passar amb la Gilberta, a les pupil·les de la petita Ndeye se’ns reflexa la vitalitat d’aquesta terra, la capacitat de la seva gent per avançar, per superar obstacles, per continuar creixent. Si la seva mare va ser un exemple de la força de la dona africana, la petita Ndeye és l’exemple de l’esperança i del futur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: