Bitácora de un documental [XVI] / Bitàcola d’un documental [XVI]

Deja un comentario

05/11/2012 por documentalenoussouye

Todos los papeles en regla

Cartel de la Dirección de Cinematografía en su “ubicación fantasma”

Ya lo tenemos todo en regla. Parece que hemos salvado el escollo administrativo, de momento. Aunque por si acaso, es mejor no mentar a la bicha y no cantar victoria antes de tiempo. El último paso ha sido el permiso de rodaje, una gestión burocrática que el gobierno senegalés exige para autorizar la grabación. Seguro que ahora esperáis que os contemos un periplo irracional de ventanilla en ventanilla, una historia de esperas eternas e inciertas y, en resumen, un relato de irracionalidad al más puro estilo “Vuelva usted mañana”. Sabemos que lo esperáis porque nosotros también estábamos preparados para eso.

No nos engañemos, nosotros venimos de donde venimos y en el equipo hay auténticos expertos en trámites administrativo que han elevado casi hasta el grado de profesión la virtud de ser capaces de bregar con los vericuetos de la burocracia. Os avanzamos el final, la gestión del permiso ha sido toda una sorpresa. Una grata sorpresa que, como tantos otros episodios, nos hacen replantearnos muchos de nuestros prejuicios.

Hay una versión senegalesa del “Vuelva usted mañana” de Lara. Es “Le mandat” de Ousmane Sémbéne en el que se relata el penoso trayecto de un hombre que intenta cobrar un giro postal de un familiar emigrado y el despilfarro de tiempo y dinero al que se ve obligado para cubrir cada una de las infinitas etapas. Nosotros conocíamos esta obra y teníamos experiencias propias, así que quisimos curarnos en salud. El trámite del permiso de rodaje comenzó hace ya tres meses. Antes de dejar Senegal en la primera fase del proyecto nos propusimos, por lo menos, hacer la petición, por aquello de que si los trámites son complicados, mejor hacerlos en persona que a varios miles de kilómetros.

La verdad es que el episodio comenzó como esperábamos, con una buena dosis de absoluta ignorancia respecto al lugar al que debíamos dirigirnos y con una larga espera sólo para acceder a una información confusa. Las primeras indicaciones nos llevaron a unas oficinas ministeriales desiertas. Y con desiertas queremos decir… desiertas. Vaya, que no había ni mobiliario ni personal. La respuesta a esa primera información errónea fue otra dirección. Vaya, todo según el guión. Seguro que a partir de ese momento nos iba a tocar recorrer Dakar de punta a punta como si fuésemos una bola de pinball.

La firma del ministro en nuestro permiso. Ilustre ministro

Sin embargo, en la segunda ubicación fuimos a encontrarnos con un funcionario diligente, responsable, eficiente y preocupado por su trabajo que no sólo nos dio indicaciones y explicaciones precisas y correctas sino que se ofreció, además, a guiarnos durante el proceso de demanda. En poco más de un mes teníamos un mail de confirmación de que nuestra demanda había sido aceptada, lo que resulta más meritorio teniendo en cuenta que ese mes era nada más y nada meno

s que agosto. Hemos mareado a nuestro amable cicerone y ha tenido una admirable paciencia con nosotros. Se trata de Aziz Cissé, un director de cine preocupado por la buena marcha de la producción audiovisual en su país.

En resumen, en una avanzadilla a la llegada del equipo, un comando recogió el documento que está llamado servirnos de salvoconducto. Sólo una pequeña anécdota, precisamente al día siguiente de tener en nuestras manos un documento firmado por Youssou N’Dour, el artista fue relevado de su cargo como ministro de Cultura, aunque mantenía la cartera de Turismo. Esperemos que eso no suponga un problema para nadie…

Tots els papers en regla

Ja ho tenim tot en regla. Sembla que hem superat els obstacles administratius, de moment. En tot cas, val més no cantar victòria abans del necessari. El darrer pas ha estat el permís de gravació. Segur que ara espereu que us relatem tot un recorregut irracional de finestreta en finestreta, una història d’esperes eternes i incertes i, en resum, un relat d’irracionalitat al més pur estil “Torni vostè demà”. Sabem que és això el que esteu esperant, perquè nosaltres també estàvem preparats per aquest repte.

No ens enganyem, nosaltres venim d’on venim i a l’equip hi ha autèntics experts en tràmits administratius que han convertit gaire bé en professió, la virtut i l’habilitat de fer front als tortuosos camins de la burocràcia. Us avancem el final, la gestió del permís ha estat tota una sorpresa. Una sorpresa agradable que, com tant d’altres episodis, ens han fet replantejar-nos molts dels nostres prejudicis.

Hi ha una versió senegalesa del “Torni vostè demà” de Lara. És “Le mandat” d’Ousmane Sémbène, que relata el complicat recorregut d’un home que ha de cobrar un gir postal d’un familiar emigrat i com perd el temps i els diners per complir amb cadascuna de les infinites etapes abans de cobrar-lo. Nosaltres coneixíem aquesta obra i teníem experiències pròpies, així que vam voler curar-nos en salut. El tràmit del permís de rodatge va començar fa ja tres mesos. Abans de deixar el Senegal durant la primera fase del projecte ens vam proposar, al menys, fer la petició. Per allò que si els tràmits són complicats, val mes fer-los en persona que a milers de kilòmetres.

La veritat és que l’episodi va començar com esperàvem, amb una bona dosi d’absoluta ignorància sobre el lloc on ens havíem de dirigir i amb una llarga espera només per accedir a una informació confusa. Les primeres indicacions ens van portar fins a unes oficines ministerials desertes. I amb desertes volem dir… desertes. És a dir, que no hi havia ni mobles ni personal. Vam pensar que a partir d’aquell moment ens tocaria recórrer Dakar de punta a punta com si fóssim una bola de pinball.

Tanmateix, a la segona ubicació ens vam trobar amb un funcionari diligent, responsable, eficient i preocupat per la seva feina que, no només ens va donar les indicacions i explicacions precises i correctes, sinó que es va oferir, a més, a fer-nos de guia durant tot el procés de demanda. Poc més d’un mes després vam rebre un correu electrònic per confirmar que la nostra demanda havia estat acceptada, un termini breu que resulta més meritori si tenim en compte que aquest mes va ser l’agost. Hem tornat una mica boig al nostre amable cicerone i ha tingut una admirable paciència amb nosaltres. Es tracta d’Aziz Cissé un director de cinema preocupat per la bona marxa de la producció audiovisual al seu país.

En resum, com una avantguarda de l’arribada de l’equip, un comando va recollir el document que està cridat a servir-nos com a salvo-conducte. Només hi ha una petita anècdota, precisament l’endemà de tenir al nostre poder el document signat per Youssou N’Dour, l’artista va ser rellevat del seu càrrec de ministre de Cultura, malgrat que va mantenir la cartera de Turisme. Esperem que això no sigui un problema per a ningú…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: