Bitàcola d’un documental (XIV) / Bitácora de un documental (XIV)

2

16/08/2012 por documentalenoussouye

[CAT] [CAST]

[CAT]

Mares i padrines del projecte

De veritat heu pensat que ens havíem oblidat de les dones? No ens mou cap voluntat de paritat, no pretenem cobrir quotes, ni tan sols ser equitatius pel que fa al gènere. Però, el paper de la dona a la societat diolà és tan important com complex i apassionant. Així que, sí, durant la nostra estada a Oussouye també hem volgut contactar amb les dones. Sense cap mena de prejudici, per nosaltres era evident que els havíem d’explicar el nostre projecte, havíem de recollir les seves opinions i suggeriments i comptar amb el fet que la seva perspectiva quedés patent i la seva sensibilitat no fos marginada. Per això ens hem posat davant dels ulls escrutadors de les reines, de les sacerdotesses, de les dones i de les mares, de totes.

Un dia, asseguts amb el nostre músic-príncep, Roger Diabone, i esbudellant les seves cançons per tractar d’entendre’n el sentit profund, Jordi Tomàs li va demanar:

– Les protagonistes de les teves lletres han de ser sempre dones?

I és cert, Roger sempre canta a les dones, tret d’algunes cançons dedicades als reis, és clar. Llavors l’artista va apuntar un mig somriure murri i va respondre amb molta senzillesa:

– Sí. Hem de cantar sobre elles per què ens estimin.

Evidentment, el comentari va provocar una petita onada de complicitat masculina que Roger va coronar posant-se seriós i afegint categòric:

– Aquí les dones tenen molta força.

No es referia només a la física, que també, ni tan sols només a la mística. Es referia a la moral, a l’autoritat, a aquella energia invisible que fa que quan algú parla, la resta callin, i quan acaba de parlar, la resta acatin. I per això, com demostren aquí les dones no cal ni posar cara d’empipat, ni fer el cop de puny a la taula que els homes sovint creiem que serveix com a  solució definitiva.

A Oussouye en van explicar una història recent, res de llegendes, en relació a un autobús que fa un temps es va quedar encallat a un fangar al mig del poble. Ens van narrar que els homes no van aconseguir alliberar-lo, que els militars no va tenir èxit per treure’l de la trampa i que els tractors de l’Ajuntament van fracassar a les tasques de rescat. Van cedir el timó a les dones, ens contaven, com la darrera alternativa. Les dones es van posar els seus vestits rituals i van acudir en grup. Van demanar a tothom que se n’anés, sembla que no volien desvetllar els seus secrets. Passada una estona, els cants i els aplaudiments van anunciar que l’autobús estava una altra vegada a la carretera. Cap home sap què van fer les dones i ningú, tampoc, s’ha escarrassat a descobrir-ho. L’explicació és, simplement, la que ens donava Roger: “Aquí les dones tenen molta força”.

Amb la gran dosi de respecte que ens desperta asseure’ns davant d’una dona amb autoritat, ens vam posar davant de les reines, les dones del rei. Els vam explicar el nostre projecte, ens van escoltar pacients i quan vam acabar, simplement, ens van dir que creien que el que volíem fer, mostrar l’experiència de pau a Oussouye, era bo pel poble, així que sense matisos podíem comptar amb el seu suport. De la mateixa manera, ens vam col·locar davant les representants de les dones caps de fetitxe, sacerdotesses, autoritats religioses tradicionals. La reacció va ser gaire bé la mateixa: si es bo pel poble, compteu amb nosaltres, pel que faci falta.

Potser algun amic s’hagi sorprès pel títol d’aquesta entrada, per la referència a “mares i padrines”. Potser, fins i tot, hi ha algú que considera que és un prejudici veure a les dones com a mares. No ens prengueu per reduccionistes. Però no ens podem oblidar d’una trobada que vam tenir amb una dona a un comerç d’Oussouye. Diguem que era una dona anònima, tot i que en realitat no ho era; diguem que tampoc volem donar més dades per no desviar l’atenció, tot i que en realitat no ho fem per respecte. El cas és que parlàvem amb ella de les nostres intencions. Li dèiem que volíem parlar de la pau, però de la pau activa, de que es construeix amb accions i esforços, no de la que s’espera assegut. Curiosament, la seva actitud va ser molt semblant a la de la resta de dones amb les quals havíem parlat fins aleshores i va acabar donant-nos una explicació que no ha parat de ressonar als nostres caps.

– Si, nosaltres fem coses per la pau -, ens va dir emfatitzant al “nosaltres” l’orgull femení -. Tenim iniciatives.

Segurament no vam complir les seves expectatives al quedar-nos en silenci escoltant una mica enfavats, així que ens va donar una empenta formulant la pregunta que hauríem hagut de fer nosaltres:

– Sabeu per què ho fem? Per què són els nostres fils els que pateixen.

Res més a dir. Si tingués un barret me’l trauria per fer una reverència a la saviesa, la sensatesa i la sensibilitat. Gràcies.

[CAST]

Madres y madrinas del proyecto

¿De verdad habíais pensado que nos podíamos olvidar de las mujeres? No nos mueve ninguna voluntad de paridad, no pretendemos cubrir cuotas, ni ser equitativos en cuanto al género se refiere. Sin embargo, el papel de la mujer en la sociedad diolá es tan importante como complejo y apasionante. Así que, sí. Durante nuestra estancia en Oussouye también quisimos contactar con las mujeres. Sin ningún tipo de prejuicios, era evidente para nosotros que debíamos explicarles nuestro proyecto, recoger sus opiniones y sugerencias y contar con que su perspectiva quedase reflejada y su sensibilidad no se marginase. Por eso nos hemos puesto delante de los ojos escrutadores de las reinas, de las sacerdotisas, de las mujeres y de las madres, de todas ellas.

Un día, sentados junto a nuestro músico-príncipe, Roger Diabone, y destripando sus canciones para tratar de entender el sentido profundo, Jordi Tomàs le preguntó:

– ¿Las protagonistas de tus letras siempre tienen que ser mujeres?

Y es cierto, Roger siempre canta a las mujeres, a excepción de algunas canciones dedicadas a los reyes, claro. Entonces el artista esbozó una media sonrisa pícara y contestó con mucha sencillez:

– Sí. Tenemos que cantarles para que nos quieran.

Evidentemente el comentario despertó una ola de complicidad masculina que Roger coronó poniéndose serio y añadiendo categórico:

– Aquí las mujeres tienen mucha fuerza.

No se refería sólo a la física, que también, ni siquiera sólo a la mística. Se refería a la moral, a la autoridad, a esa energía invisible que hace que cuando alguien habla, el resto callen, y cuando termina de hablar, el resto acaten. Y para eso, como demuestran aquí las mujeres no es necesario ni poner cara de enfado, ni dar el puñetazo en la mesa que los hombres a menudo pensamos que sirve de solución definitiva.

En Oussouye nos contaron una historia reciente, nada de leyendas, acerca de un autobús que hace un tiempo quedó embarrancado en un lodazal en medio del pueblo. Nos explicaron que los hombres no lograron liberarlo, que los militares no consiguieron sacarlo de su trampa y que los tractores del ayuntamiento no tuvieron éxito en las labores de rescate. Cedieron entonces la batuta a las mujeres, nos relataban, como última solución. Las féminas se vistieron con sus trajes rituales y acudieron en bloque. Pidieron a todos que se alejasen del lugar, al parecer no querían desvelar sus ases en la manga. Al cabo de un rato, los cantos y los aplausos anunciaron que el autobús circulaba de nuevo. Ningún hombre sabe qué hicieron las mujeres y ninguno, tampoco, se ha afanado demasiado en descubrirlo. La explicación es la que daba Roger: “Aquí las mujeres tienen mucha fuerza”.

Con la tremenda dosis de respeto que nos despierta sentarnos delante de una mujer que con autoridad, no pusimos delante de las reinas, las esposas del rey. Les explicamos nuestro proyecto, nos escucharon pacientes y cuando terminamos simplemente nos dijeron que creían que lo que queríamos hacer, mostrar la experiencia de paz en Oussouye era bueno para pueblo, así que a partir de ahí, sin matices, podíamos contar con su apoyo. De la misma manera, nos colocamos delante de algunas representantes de las mujeres jefas de fetiche, sacerdotisas, autoridades religiosas tradicionales. La reacción fue muy similar: si es bueno para el pueblo, contad con nosotras, para lo que haga falta.

Quizá a algún amigo le haya chocado que hayamos titulado esta entrada como “madres y madrinas”. Quizá, incluso, alguien considere que es un prejuicio ver a las mujeres como madres. No nos toméis por reduccionistas. Sin embargo, no podemos olvidar un encuentro con una mujer en un comercio de Oussouye. Pongamos que era una mujer anónima, aunque en realidad no lo era; pongamos que tampoco damos muchos más datos para no despistar, aunque en realidad no lo hacemos por respeto. El caso es que hablábamos con ella sobre nuestras intenciones. Le decíamos que queríamos hablar de la paz, pero de la paz activa, de la que se construye con acciones y esfuerzos, no de la que se espera sentado. Curiosamente su actitud fue muy similar a la de las otras mujeres de las que hemos hablado y terminó dándonos una explicación que no ha dejado de resonar en nuestras cabezas.

– Sí, nosotras hacemos cosas por la paz -, nos dijo enfatizando en el nosotras el orgullo femenino -. Tenemos iniciativas.

Seguramente no cumplimos sus expectativas al quedarnos callados escuchando un poco pasmados, así que nos dio un empujón continuando:

– ¿Sabéis por qué lo hacemos? Porque son nuestros hijos los que sufren.

Nada más que decir. Si tuviese sombrero me lo quitaría para hacer una reverencia a la sabiduría, la sensatez y la sensibilidad. Gracias.

Carlos.

2 pensamientos en “Bitàcola d’un documental (XIV) / Bitácora de un documental (XIV)

  1. […] una ocasión os hablamos de las madrinas del documental, de las mujeres que nos han puesto, en un momento u otro, la piel de gallina, unas veces con su […]

  2. […] una ocasión os hablamos de las madrinas del documental, de las mujeres que nos han puesto, en un momento u otro, la piel de gallina, unas veces con su […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: