Bitàcola d’un documental / Bitácora de un documental (XII)

2

28/07/2012 por documentalenoussouye

[CAT] [CAST]

[CAT]

Cafè Touba!

De ven petits ens han explicat que l’àpat més important del dia és l’esmorzar. Ningú ho qüestiona, no es pot anar a l’escola sense esmorzar com cal. Quan passen els anys, de vegades es perd una mica la pressió de les instruccions, però en tot cas, és cert que per a fer front a una jornada de treball, no hi ha res millor que fer-ho amb l’energia del primer àpat del dia. Els primers dies ens va constar una mica, però finalment, vam trobar a Oussouye el nostre lloc ideal per a la primera hora del matí.

Potser us sembli un tema banal. Us vam prometre que us informaríem de les nostres evolucions i així ho fem. En realitat, per això i perquè la Gilberta, la dona que regenta la parada dels esmorzars es mereix el nostre agraïment i la nostra admiració. Des del primer dia ens rep amb un somriure seré. No parla massa, només per preguntar els gustos del clients, però sempre ho fa amb una agradable simpatia que barreja la tendresa materna, l’orgull femení, la disposició a la feina dura i una iniciativa, una mena de do de comandament suau, innat.

El menú que ofereix la Gilberta, ademés, és variat i permet totes les combinacions possibles. Segurament a molts dels que coneixeu aquestes latituds us resultaran familiars. Pel que fa a les begudes, els elements per combinar són quatre: el Nescafé (cafè soluble), la llet en pols, el kinkelibà (una infusió recomanada per tot) i el cafè Touba (una recepta secreta que, per entendre’ns, es sembla molt al cafè de puchero).

Pel que fa al menjar, amb el pa com a base, les fórmules també es multipliquen. Gilberta prepara pels clients entrepàns de pèsols, d’espaguettis, de mongetes, de tonyina amb tomàquet o d’ou dur amb maionesa (i les seves respectives barreges insospitades). Hem de reconèixer que el nostre menú, segurament, és el més avorrit: cafè soluble amb llet en pols i sucre i pa amb mantega.

Imágenes: Carlos Bajo Erro

Des de la primera vegada, la Gilberta ens va caure bé, però el dia que es va guanyar definitivament la nostra admiració l’escena es va desenvolupar de la següent manera: L’embaràs de la Gilberta és evident per tots nosaltres i un matí, el Xavi es va llençar a demanar-li de quants mesos estava, sempre amb el dubte d’haver estat correctament entès.
– Nou mesos -, va contestar la dona sense deixar de preparar els esmorzars.
– Sí, clar, l’embaràs són nou mesos -, va dir el Xavi, pensant que no s´havia expressat adequadament-. Però, de quants mesos estàs tu? -, va insistir.
– De nou mesos -, va repetir la Gilberta sense immutar-se.
Clar, a tots nosaltres s’ens van posar els ulls com en els dibuixos animats japonesos.
– Sí, em queden només uns dies per donar a llum -, va concloure la Gilberta, sense donar-li importància.

Qualsevol dia arribarem a la cafeteria i la Gilberta no hi serà perquè haurà tingut un preciós fill. Així que, com que el més probable és que en aquest cas, ni tan sols podem acomiadar-nos d’ella, volíem dedicar-li aquest petit homenatge, a la que per nosaltres ha estat un símbol de força femenina durant aquestes setmanes, per haver-nos activat cada matí.

Carlos

[CAST]

Café Touba!

Desde niños nos han explicado que la comida más importante del día es el desayuno. Nadie lo cuestiona, no se puede ir al cole sin haber desayunado como se debe. Cuando pasan los años, a veces se pierde un poco la presión de las instrucciones, pero en todo caso, es cierto que para afrontar una jornada de trabajo, no hay nada mejor que hacerlo con la energía de la primera comida del día. Los primeros días nos costó un poco, pero, al fin, encontramos en Oussouye nuestro lugar ideal para la primera hora de mañana.

Quizá os parezca un tema mundano. Os prometimos que os informaríamos de nuestras evoluciones y así lo hacemos. En realidad, por eso y porque Gilberta, la mujer que regenta el puesto de desayunos, se merece nuestro agradecimiento y nuestra admiración. Desde el primer día nos recibe con una sonrisa serena. No habla demasiado, lo justo para preguntar los gustos del cliente, pero siempre lo hace con una agradable simpatía que mezcla la ternura materna, el orgullo femenino, la disposición al trabajo duro y una iniciativa, una especie de don de mando suave, innatos.

El menú que ofrece Gilberta además es variado y permite todas las combinaciones posibles. Seguramente a muchos de los que conozcáis estas latitudes os resultarán familiares. En lo que se refiere a las bebidas los elementos a combinar son cuatro: el Nescafé (café soluble), la leche en polvo, el kinkelibán (una infusión recomendada para todo) y el café Touba (una receta secreta que, para entendernos, se acerca bastante al café de puchero).

En lo que se refiere a la comida, sobre la base del pan, las fórmulas también se multiplican. Gilberta prepara para los clientes bocadillos de guisantes, de spaguettis, de alubias, de atún con tomate o de huevo duro con mayonesa (y sus respectivas mezclas insospechadas). Hemos de reconocer que nuestro menú, seguramente, es el más aburrido: café soluble con leche en polvo y azúcar y pan con mantequilla.

Desde la primera vez Gilberta nos cae bien, pero el día que se ganó definitivamente nuestra admiración la escena se desarrolló de la siguiente manera: El embarazo de Gilberta es evidente para todos nosotros y una mañana Xavi se lanzó a preguntarle de cuánto tiempo estaba, siempre con la duda de haber sido correctamente entendido.
– Nueve meses -, contestó la mujer si dejar de afanarse en la preparación de los desayunos.
– Sí, claro, el embarazo son nueve meses – dijo Xavi, pensando que no se había expresado adecuadamente-. Pero, ¿de cuánto estás tú? -, insistió Xavi.
– De nueve meses -, repitió Gilberta sin inmutarse.
Claro, a todos nosotros se nos pusieron los ojos como a los dibujos animados japoneses.
– Sí, me quedan sólo unos días para dar a luz -, concluyó Gilberta sin darle importancia.

Cualquier día llegaremos a la cafetería y Gilberta no estará porque habrá tenido un precioso retoño. Así que como lo más probable es que en ese caso ni siquiera podamos despedirnos de ella, quería dedicarle este pequeño homenaje, a la que para nosotros ha sido un símbolo de la fuerza femenina durante estas semanas, por habernos activado cada mañana.

Carlos

2 pensamientos en “Bitàcola d’un documental / Bitácora de un documental (XII)

  1. […] Per això ens hem posat davant dels ulls escrutadors de les reines, de les sacerdotesses, de les dones i de les mares, de […]

  2. […] eso nos hemos puesto delante de los ojos escrutadores de las reinas, de las sacerdotisas, de las mujeres y de las madres, de todas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: